¡Esto no puede ser una mera coincidencia!

La cosa se pone seria. La mudanza es inminente. En las últimas semanas, hemos llevado casi cada día cajas grandes y pequeñas a Ramsdorf. Ramsdorf será pronto nuestro nuevo hogar y está a sólo unos 10 km de nuestra anterior casa en Burlo.


¿Cómo es que ahora nos trasladamos a Ramsdorf? Tiene mucho que ver con Santa Walburga.

En enero, la hermana Kathrin recibió el destino donde haría la formación como asistente pastoral de la diócesis de Münster. Se trataba de una gran parroquia que comprendía varios pueblos: Ramsdorf, Velen y Hochmoor. Durante este tiempo también estábamos nosotras en búsqueda de una nueva casa. Un domingo decidimos participar en la Eucaristía en Ramsdorf. Al llegar y atravesar la plaza de la iglesia nos fijamos en una casa que estaba justo en la misma plaza. Y ya en la iglesia nos fijamos en las figuras de

San Bonifacio, que es el patrón de la diócesis de Fulda (de donde proceden dos de nuestras hermanas). Después de la Misa, charlamos con el sacristán y nos explicó que la iglesia estaba dedicada a Santa Walburga. Después pudimos saludar al párroco, quién al enterarse de que estábamos en búsqueda de una casa, nos dijo que preguntaría por ahí.


Pasaron algunas semanas. El día de Santa Walburga, el 25 de febrero, el párroco llamó a la Hna. Kathrin porque le quería comentar algo acerca de una posible casa. ¡No podía ser una coincidencia, pero la casa en cuestión era nada más y menos que la que nos gustó tanto el primer día que visitamos Ramsdorf! Emocionadas buscamos quién fue Santa Walburga y resultó que era una buena conocida de Santa Lioba, patrona de nuestra comunidad aquí en Alemania.

Luego pasaron unos meses más hasta que todo se fue gestionando y ahora apenas podemos creer nuestra suerte. Nos alegramos por una nueva casa más amplia y con jardín, una comunidad parroquial muy viva y la acogida de muchas personas que la Hna. Kathrin está conociendo por su trabajo en la parroquia.


Por supuesto que seguiremos vinculadas a Burlo. La hermana Kristin y yo continuaremos trabajando en el Instituto y la hermana Paulina seguirá con el taller de español.


Estamos muy contentas de vivir a partir de ahora en „Walburgisplatz“ (la plaza de Walburgis), y queremos tener todo listo cuánto antes para recibir visitas.


Hna. Lisa omi

118 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo