El buen José

Hemos comenzado el Adviento. Tiempo en el que se nos invita a despertar, a ponernos

en camino, a ver qué actitudes tenemos que cambiar para dejar espacio a Jesús en

nuestro corazón, es decir, disponernos activamente para su llegada.


He de reconocer que es el tiempo litúrgico, junto con la Navidad, que más me gusta,

un tiempo en el que reconozco que hay distintos personajes bíblicos que me ayudan

en la oración, y uno de ellos es San José.



Hace pocos días, cuando hacía la oración por la mañana con los pequeños de primaria, escuchábamos una canción: “Prepárate en Adviento”, que habla de María, pero también nombra a José. Al nombrarle le llama “buen José”. Uno de los niños me

pregunto por qué si María es buena no la llama “buena María”, ¿José era más bueno?

La pregunta me hizo sonreír, y al mismo tiempo pensar.


José no aparece mucho en los evangelios, pero sin embargo con pocas palabras nos

enseña mucho. Destaca por su sencillez, humildad, por su entrega silenciosa, por tener

un corazón grande y acogedor, por ser luz en lo secreto.


¿Soy yo capaz de ser luz

sin buscarme a mí mismo?


¿Me entrego en el silencio

sin esperar recompensa?


¿Actúo para que los demás me vean?


Hoy podemos reflexionar de la mano de José. Contemplarle trabajando en la carpintería. Imaginar cuáles serían sus conversaciones con María en este tiempo previo a la llegada de Jesús.


Asun omi

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo