Sentimientos confusos

Ante la guerra en Ucrania, seguramente cada uno experimenta en su interior sentimientos muy confusos: el odio y la rabia que despierta deseos muy inhumanos; la tristeza, la compasión con los que sufren y la impotencia de no poder hacer nada para que termine este escenario de horror.



Gracias a Dios, hay muchas iniciativas humanitarias de acoger a los refugiados, de cuidarles, de poder donar dinero y materiales que necesitan, etc.

Los cristianos tenemos una ayuda más: la oración y el ayuno.


San Pablo dice en la carta a los Efesios, que nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra poderes espirituales del mundo de tinieblas. No ayuda vencer el mal con otro mal.


Estamos en el tiempo de Cuaresma, en que tiene un lugar especial la oración, el ayuno y la limosna – unas armas pacificas de luchar por la paz y contra las fuerzas del mal. A veces dudamos del poder de la oración, pero yo estoy muy convencida que es la ayuda más poderosa por la paz en mi propio corazón y en el de los demás.


¿Te unes a poner en práctica las ayudas cristianas – de importancia especial en el tiempo de cuaresma – por la paz en Ucrania y Rusia?


Kristin OMI

112 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo