Vida partida y repartida

Hoy, día del Corpus Christi nos volvemos a asomar a la última de Cena, ese momento de despedida y gestos que quiso tener Jesús con sus amigos y conmigo.

Haz, Señor, que mi vida se transforme en Eucaristía, y que junto a ti pueda salir al encuentro de quienes han perdido la esperanza.


Que sepa llevar tu buena noticia, a los que aún no te conocen o se sienten sedientos de ti.


Que sepa yo ofrecer todo aquello que he recibido gratuitamente, como don de tu amor.


Haz, Señor, que mi vida se haga común-unión con todos los hermanos, escuchando, cuidando, amando y dejándome modelar por ti.


Común-unión que sea abrazo, mirada amorosa, vida partida y repartida. Asumiendo mis debilidades desde la cruz y mi alegría desde la resurrección.


Envíame para que el pan de la eucaristía, que se parte y reparte, acontezca en lo cotidiano, en lo sencillo. Y que contigo coopere a que la mesa del Reino sea lugar de todos y para todos.


Vito, omi


San Marcos 14, 12 - 16. 22 - 26

"Tomad, esto es mi cuerpo (..) ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos".


46 vistas

Entradas relacionadas

Ver todo