Preparando la viña

Dios nos encomienda el cuidado y desarrollo de lo que es Suyo (la viña). En esta viña debo trabajar desde mi entrega generosa al plan de Dios. Brota dentro de mí el deseo de abrir el corazón a la escucha, a vivir el silencio desde el encuentro contigo y poder trabajar en tu viña sin barreras, sabiendo que tú eres el propietario de mi vida. Me dejo modelar, ofrecerme todo lo que soy y tengo al servicio del reino de Dios.


San Mateo (21,33-43)

"Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje."


En el mundo actual aparecen muchas contrariedades y el espíritu sopla y nos empuja a mirar desde un corazón misericordioso. Reconozco que caer en la tentación es fácil, pero mayor es el Amor que tú me tienes. Deseo mirar hacia el horizonte con esperanza, de querer cuidar tu viña, de sentirme agradecida y elegida por ti para trabajar juntos. Mis manos se ofrecen para ser cada día una oblata mejor en tu viña.


Examino cómo estoy respondiendo al amor y el cuidado de Dios sobre mí, y cómo empleo las herramientas que Dios pone en mis manos para ser cada día una viña mejor. Agradezco cada día la bondad de Dios contigo y que me haya elegido para trabajar en su viña.


#evangelio #viña #cuidado


14 vistas

Entradas relacionadas

Ver todo

¡Vive!

Rezamos

por ti

Contacto

c/ Raimundo Fernández Villaverde18A

28003 Madrid

+34 910 42 95 93

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
Páginas de contacto

© 2023 by HARMONY. Proudly created with Wix.com