Déjate cuidar por el Buen Pastor

En el evangelio de hoy, contemplamos a Jesús como un Pastor bueno que conoce a cada oveja. Así me conoce a mí, con mis cosas buenas y malas. No me abandona. Un pastor siempre se encuentra pendiente de su rebaño, le protege y le acompaña siempre. Por medio de este evangelio siento que el Señor me hace una llamada a pastorear y a cuidar a las personas que él mismo me encomienda. Reconozco que para vivir está misión tengo que aprender a dejarme querer y abrazar por el Señor.


Te invito a que en esta semana te fijes en la figura del Buen Pastor y te dejes mirar, abrazar, levantar, cargar por Él.


En este fin de semana también se realiza la jornada de oración por las vocaciones. En este día del Buen Pastor doy gracias por la vocación de mis hermanas y la mía como Oblatas y pido por las vocaciones a la vida consagrada. Qué bonito poder rezar juntos por ese fin.


San Juan 10, 11 - 18

"Yo soy el buen Pastor, que conozco a mías, y las mías me conocen".


43 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Confía