Cristo pasa y no le veo

Hoy vamos a escuchar desde el silencio la lectura de la pasión. Quiero detenerme en el momento del último suspiro de Jesús en la Cruz. Estas palabras: “TODO ESTÁ CUMPLIDO” resuenan muy fuerte en mí.


Si por un momento pienso en mi vida ¿Verdaderamente puedo decir con certeza y en paz que todo lo que he hecho está cumplido? o digo ¿si lo hubiera hecho antes…? ¿Me queda algo por hacer?


Pues sí. El Señor me invita a entregar la vida, pero a veces no soy consciente de la riqueza del corazón que me empuja a mirar con los ojos de Cristo.


Son tantas personas las que se cruzan en mi vida cotidiana, que a veces no les presto la suficiente atención. Cristo pasa y no le veo, Cristo está a mi lado y no le siento, Cristo me habla y no le escucho.


¿A quién busco? Cristo vive en mí y en ti.


San Juan 18, 1 -19, 42

"Todo está cumplido. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu".


19 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Confía