¡Aquí estoy! ¡Te espero!


Hace un mes nos mudamos en Alemania a una nueva casa y quedamos unos días sin el Señor en el Sagrario que nuestra hermana Lisa está embelleciendo con su arte.


En la puerta del sagrario se ve las palabras “Yo estoy” ("Ich bin da") en una zarza ardiente pintada haciendo referencia a la revelación del nombre de Dios del 2º libro del Antiguo Testamento – el Éxodo.

En la historia del pueblo de Israel, Dios se da a conocer como alguien quien está con él, camina con él, actúa. Lo quiere, se preocupa, se cuida de él.

Cuando el sacerdote bendijo nuestra pequeña capilla y puso en el sagrario al Señor presente en el pan consagrado, me di cuenta que la presencia del Señor es algo muy real. Él está y nos acompaña como lo hizo con su pueblo Israel y me pregunto ¿Cómo respondo yo a Su presencia? ¿Lo agradezco? ¿Lo busco?


Amar a Dios significa para mí también regalarle mi tiempo y estar con él como dos personas que se aman.


Kristin omi

55 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

¿Felices?