Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

El partido de tu vida ...

partido.de.tu.vida"¿Te la juegas?” Bajo este lema, convocamos en la Semana Santo a los niños y jóvenes de nuestra parroquia San Diego y de nuestro barrio de Vallecas para vivir juntos estos momentos especiales del año litúrgico. Por medio de muchos juegos, dinámicas, canciones, catequesis, oración común y compartiendo las meriendas, ibamos aprendiendo cómo se puede crear un equipo entre nosotros en la Iglesia, qué es lo que nos une y qué es lo que nos puede separar, cómo podemos seguir a Jesús, nuestro entrenador, y qué reglas necesitamos guardar para poder jugar bien el partido de nuestra vida.

También nos fijamos en el hecho, que para poder funcionar como equipo, lo importante es un entrenamiento constante – cada uno de nosotros como miembro del equipo tiene que poner todo su esfuerzo en el crecimiento personal, y esto puede significar también dolor, sacrificio, como lo tenía que vivir también Jesús en su camino a Jerusalén. Intentamos ver qué pasos tenemos que dar para ganar, para conseguir la victoria final. Jesús como nuestro entrenador nos servía como un modelo de la entrega total que lo llevó a la victoria de la vida sobre la muerte. Vivimos juntos con nuestra parroquia el tríduo Pascual. Una de las cosas muy significativas era la celebración del descendimiento del Señor en la que participaron algunos de los niños y jóvenes.

Lo bonito de estos días era que también nosotras mismas – las misioneras oblatas – podíamos vivir lo que intentamos a transmitir a los chavales. Juntas con las franciscanas misioneras de la Madre del Divino Pastor, con los franciscanos de la T.O.R. y con los jóvenes franciscanos de Jufra, formamos un equipo de discípulos, compartiendo todo lo que somos y tenemos. Era una experienca muy enriquecedora para todos nosotros.

ALGUNAS FOTOS: